Capítulo 14


Capítulo 14

                                                                    Boda


 Doncella

Señora, hay novedades:

Con sus gracias singulares

pareciera que yo viera

al juglar, o lo que fuera,

trepando por la escalera.


Marquesa

¿Viene solo o en compaña?

Pues males estoy temiendo.

Ya que lucharon con saña

que no me caso mañana

andáme a mi pareciendo.


Doncella

No diviso a Don Martín.

Solo vuelve el escudero

cantando cual Serafín.

A ver si llega por fin

Pues por sus huesos yo muero.


Gilipollas (subiendo canta)

Un, dos, tres

Un pasito p´alante María

Un, dos tres un pasito p´atrás

 

Doncella

Entrad y callad la lengua

pues tu canto te delata

y se escucha a muchas leguas

que tu triste serenata,

a más de darnos la lata,

es, como mucho, una mierda.


Gilipollas

Marquesa, pido permiso

para violar tu aposento.

Y triste pero conciso,

con tristeza de mi aliento

poner en conocimiento

que mañana es muy preciso

suspendas tu casamiento.


Marquesa

¿Por qué venís solo vos

bajo la luz de los astros?

¿Dónde está vuestro señor?

¿Acaso pintaron bastos

y haya muerto o qué se yo?


 Gilipollas

Tened la mente tranquila

y dichoso el corazón.

Pronto han de ver tus pupilas

que cual oso de Favila

ha salido triunfador.


Mas debéis tener paciencia

pues anda perjudicado.

En las manos de la ciencia

presuroso lo he dejado.

Ruego disculpes su ausencia,

imposible su presencia.

Se encuentra muy aquejado

del palizón que le han dado.


Marquesa

Pues a ver qué hago ahora.

Tengo mi alma en un vilo.

Y a menos de tres horas,

como había convenido,

le doy vueltas y cavilo,

debo celebrar mi boda.


Gilipollas

Pues en esta situación

debéis pedir opinión

a quien las leyes dirigen

y que os den una opción.

Yo no tengo solución

al mal que a vos os aflige

cual cadena con su argolla.

Pues disculpad, ya os dije,

que sólo soy gilipollas.


Marquesa

¿Sabéis que? Tenéis razón.

Ahora mismo. Leonor,

llamad al Comendador.

Pues ha de ver el Tutor

que la boda la celebro

con boato y con honor.


Doncella

Escudero, id bajando

otra vez por la escalera.

Hacedlo, pues en un rato

entrará sin gran recato,

el Comendador ingrato.

Y esta vez os sorprendiera

formando la escandalera

de maullar como un gato

os detenga y decidiera

condenaros a galeras.


Marquesa

Un momento. Leonor

pues he pensado mejor

y tal vez en eso acierte.

Que se presente el bufón

y se lleve a Juan Vicente

lejos de la habitación.

pues hallé la solución.


Doncella

Os obedezco, señora

Sin saber que estás tramando.

Haré lo que vos dijeres.

Al bufón estoy llamando.


Gilipollas

Sospecho que están liando

con sus cosas de mujeres

a este pobre gilipollas

pues la situación se embrolla.

Me está entrando tembladera

y ya estoy hasta la polla. (censurado por el autor)


Bufón

¿Me has llamado, Marquesa?

Aquí me tenéis dispuesto.

Decidme cual es la empresa,

que de noche por sorpresa,

requiere que venga presto.

 

 Marquesa

Pasad mi servil Froilán.

Os he mandado llamar

para que os sirváis llevar

a este hombre a tu desván.

Escondedle y darle ropas

que le estén con fundamento

pues se enredaron las cosas.

Eso es todo, de momento.


Bufón

¿Y de qué, si ha de saberse,

he de vestir al muchacho?

¿Acaso os haga gracia

y tenga yo la desgracia

de que me quite el trabajo?


Marquesa

Buscadle la vestimenta

de gran noble caballero.

Que por su porte aparenta

de la nobleza emparenta

y no parezca escudero.


Bufón

¿He de vestir al mancebo

cual farsante caballero?


Marquesa

Hacedlo, es mi deseo.

Y obrad con diligencia.

Que tras un profundo aseo,

no parezca un pordiosero

sino apuesto caballero

llegado desde Valencia.


Doncella

Obrad con tiento, bufón.

Pues si dejáis en porretas

al juglar de carnes prietas

para untarles el jabón,

os sugiero no cometas

actos que son de traición.

Es mío este escudero

No me seáis julandrón.

 

Gilipollas

Un momento, señorías.

Es extraña situación

que me metáis en porfías

sin contar con mi opinión.


Marquesa

Pues la cosa está muy clara.

Y ya que razón la requieres,

habéis de lucir la espada

porque a la media mañana

os casaréis por poderes.


Gilipollas

Me pedís un imposible

pues me encuentro desposado.


Doncella

¡Hay que disgusto tan grande!

Y que mal rayo me parta.

He vuelto a llegar muy tarde

Al reparto de la tarta.

De mi destino estoy harta.

ya lo pescó una lagarta.


Marquesa

No son eso impedimentos,

podéis seguir adelante.

Porque llegado el momento

sólo resulta importante,

en este acontecimiento

no figuráis como amante

que se liga en Sacramento.

Sólo sois representante.


 Doncella

¡Me cago en mi puta vida!

¡Mira que soy desgraciada!

Maldigo la noche aciaga

en que tu alegre venida

me dejó tan convencida

de que por fin en mi vida

iba a estar enamorada

y además correspondida.


Gilipollas

Lo lamento amargamente

Mas he de manifestaros.

que por Iglesia y juzgados

me casé en el siglo veinte.

Siento haberos fastidiado.


Bufón

¿Qué os dice este chalado

con su lengua marrullera?

¿De dónde lo habéis sacado

que sin dos dedos de frente

asegura  se ha casado

en un siglo diferente?

¿Está mal de la mollera?


Gilipollas

Disculpadme si no fueran

las acciones y las fechas

que os estoy confesando

ni en el tiempo coincidieran.

Pero es cierto. Estoy casado

con mujer que es de bandera.


Marquesa

Deprisa, el tiempo apremia.

Dejaos de chismorreos.

Ya tengo bastante enredo

con solventar mi blasfemia

para que me importe un bledo

vuestros vanos cotilleos.


Gilipollas

Han pasado ya tres horas

que me condujo el bufón

a las oscuras mazmorras.

Donde con agua y jabón

Me ha dejado cual bombón

Envuelto en tan ricas ropas.


de repente aletean

Las palomas y otras aves.

Pues su descanso lo altera

Trompetas que trompetean

Y el repicar de timbales.


Bufón

Salid pues es ya la hora

y ya estará mi Señora

esperando encantadora

a que al altar vos llegares.


Gilipollas

Al entrar en la capilla

donde se celebra el acto

veo al Tutor en su silla

contemplando con espanto

a un servidor de rodillas

observarle estupefacto.


Tutor de Los Infantes

¿Estas segura señora

de que es él tu prometido?

Decidme que es una broma

Pues me hallo sorprendido.


Con sus barbas rasuradas,

sus medias y sus ropajes

unido a porte y mirada

juraría que o es paje

o es la sota de Espadas.

 
Marquesa

No os había advertido

que por cuestiones mayores

y cosas que han sucedido

no tuve idea mejor

que el haberlo decidido

casarme con un actor

que tuviere convenido

reemplazar a su Señor.


Obispo

Pues a los ojos de Dios

no existe impedimento

pues es justo casamiento.

Yo, por poderes consiento

por la Ley y Mandamientos

celebrar el Sacramento.

¿No es verdad Comendador?


Comendador

Legal es ciento por ciento.

Marquesa, si lo prefieres,

Celebrad el casamiento

en la boda por poderes.


Gilipollas

Me acerco con paso firme,

cara alta, espalda tiesa,

y la espada siempre en ristre

a que la boda confirme

El Obispo y el Tutor.

La Marquesa no está triste

pues pasada la emoción

al verme tan seductor

me pareció sonreírme.


Doncella (murmurando)

Nunca mundo vio tal cosa

tan fornido y elegante

oliendo como cual rosa.

¡Que guapo es el tunante!

¡Pa mear y no echar gota!

 
 

Tutor de Los Infantes

No os opongo oposición.

mas ¿Qué diría tu padre?

al ver que este bribón,

que proviene de la calle,

interpreta el papelón.

Me causa tal impresión

que más vale que no hable

pero ya os digo yo

me pinchan y no sale sangre.


Gilipollas

Majestad, pido disculpas.

Mas tampoco es mi placer

ni fue tampoco mi culpa

ni he querido ofender.

Y ahora, si me disculpa,

cumplamos nuestro deber


Tutor de Los Infantes

Callaos. Mejor no hables

Pues me llamas majestad.

Reparad en el detalle

Por mi ralea y fortuna

siendo Álvaro de Luna

No soy Rey. Soy Condestable.


Gilipollas

Pues no sé qué contestarle.

Me tachaste de bribón.

No se me escapó el detalle.

Pues bien, no se me desmadre.

Si no fuera por los versos

con los que debo yo hablarle

Le diría que si hay eso…

Me lo repita en la calle.

 
Obispo

Don Álvaro. Tened fe

y conservad vuestra calma.

Lo que hemos venido a hacer

no es el sembrar la cizaña.

Y vos, Juanvi, proceded.

Que no ponga Lucifer

su voz por vuestra garganta.


Tutor de Los Infantes

Pues sí, estoy contrariado.

Si no fuera por la boda

a la que estoy invitado

mi guardia, a ese tarado,

en galera encadenado

tiraría por la borda.


Obispo

Del coro de querubines,

resuenen las Aleluyas,

las cuernas, los violines,

las trompetas  y las tubas

anunciando a los confines

y que las gentes ya intuyan

que me tenéis ya ¡Jolines!

hasta los dos cataplines.


Comendador

Es hora del sermón.

Conservar la calma, Obispo.

Estáis ofendiendo a Dios.

Os lo pido, por favor,

que sonriáis al señor.

Me avergüenza el ver a vos

en esta magna ocasión

con esta extraña expresión

como vulgar basilisco.


 Marquesa

Iniciad presto la misa

Os lo ruego, autoridades.

Hacedla breve y concisa.

Pues el Tutor tendrá prisa

en decir las novedades

a sus amas  Majestades


Para que Cristo nos vea

Desde la Cruz inclemente

Mi estimado Juan Vicente

Poneos aquí, a mi vera.

Y en el altar me dijeres

que entre todas las mujeres

Si de vos lo dependiera

os casarías de veras

con migo y no por poderes.


Bufón (a la doncella)

 ¡Caracoles y canastos!

Me ha parecido ¡Que espanto!

Que con todo desparpajo

La Marquesa entre tanto

Le ha tirado los trastos.

 

Doncella

Ya lo veo, ya lo veo.

Y también lo he oído.

Que pronto llegó el olvido

Sabiendo que yo lo quiero

No sé cómo definirlo

Que me quite a mi escudero


Bufón

Pues tal vez sean los celos.

Ya conocéis aquel dicho:

“Los nobles son un mal bicho

caprichosos y puteros”

Y aunque sea por joderos

Aplican el refranero.

“Culo veo culo quiero”.


Gilipollas

Y tras tres largos sermones,

la comulga y la oración,

Llega la misa a su fin,

Que aunque de cojones larga,

en nombre de Martín

desposé a Dona Rosalba.


Obispo

Enhorabuena, Marquesa

Casada estáis ya por fin.

Dichoso vuestro Martín

pues ha dado en conseguir

lo que tanto le interesa.


Agradezco, Juan Vicente

vuestro grato sacrificio.

Informaré al Santo Oficio

de vuestro hacer diligente

y vuestro cuerpo de vicio.


Doncella

¡Nos ha jodido el Obispo

que tío más sinvergüenza!

Pues en su cara le ha dicho,

con una gran insolencia

que se la puso cual trenza,

mas debo de estar alerta

me salió más competencia.


Gilipollas

Por la Gracia del Señor.

Acabó la ceremonia.

Más ignoro el protocolo

Le pregunto a Monseñor

¿He de besar a la novia?


Doncella (al bufón)

¿Pero has visto al mentecato

lo que quiere hacer ahora?

¡El besar a la Señora!

A este cabrón lo mato.


Comendador

Aunque así lo desearas

o así lo prefirieres

no acerquéis vuestra cara

a la de la bella Dama.

Os casasteis por poderes.

No son esos tus deberes


Gilipollas

Terminados mis quehaceres

he de volver a partir

y decirle a Don Martín

que en boda por poderes

Se ha casado por fin.


Marquesa

En gran deuda quedo yo.

Me habéis hecho muy feliz.

Decidme que puedo yo

para poder resarcir

este grandiosa labor

que habéis hecho hoy por mí.


Gilipollas

Sólo os pido una cosa

por razones que preciso:

del Sagrado Sacramento

del que firmo documento,

Os solicito una copia.

Pues ha de haber un momento

en que cayera en la inopia

en los futuros lejanos.

y los Martínes y Nuños

puedan llegar a las manos.

por no temer fundamento

de que con quien se casaron.


Escribano

Os extiendo documento

de puño y letra firmado.

Y os lo entrego al momento

Enrollado y bien sellado.


Gilipollas

Me despido, mi Señora.

Triste es este momento.

Pues ha llegado la hora

De volver a mi momento

y volverme del pasado.


Y a vos, ilustre Tutor

os digo sin disimulo

que no os guardo rencor

ni tampoco resquemor.

me trataste como a un mulo

mas no temáis, por favor,

nunca oirás de mi voz

"Anda y que te den por culo".


Y vos, mi estimada Leonor,

con pesar os digo adiós.

Os prometo por mi honor

que he de rezarle a Dios

para que un día tropiece

el amor que os merece

y os quite tal dolor.

Por derecho os pertenece.


Doncella

¡Callate ya tunante!

Aunque nunca tú me amaste

Sepas que maravillaste

a esta vieja en el instante

en que saltaste la reja

cantando cual mal cantante.

Nunca fui tu gran amor

Ni tu novia ni tu amante

Sino quien más te ha querido

¡Con eso tengo bastante!


 En las tardes del verano

Con el viento de poniente,

para matar esos ratos

bajo el calor inclemente

os quiera de referente,

he de hacerme con un gato

al que pondré Juan Vicente.

que me tenga bien presente

que lo nuestro no fue vano.


Gilipollas

Pues he de hacer un receso

y decir que este escudero,

antes de querer volver,

ha de brindaros un beso

casto pero muy sincero.

Solo espero que este verso

No lo lea mi mujer.


Me despido de la Corte

Y vuelvo a la vieja choza

Donde mi Martín delira.

Mas veo que por su porte

ha tenido mejoría


Curandero

No temáis por Don Martin.

Ha caído en buenas manos.

De esta bien va a salir

antes que acabe el verano.


Gilipollas

Yo ya tengo que marcharme.

Mas por compasión cuidadle.

Y cuando mejor él se halle

Por favor, vos entregadle,

este papel en sus manos.

 

Curandero

¿Qué es ese documento?

Pues me parece importante.


Gilipollas

Su acta de casamiento.

Ya es Señor importante.

A lo largo y a lo ancho,

por favor de los Infantes,

es Marques de Raboblanco.

Que lo sepa cuanto antes.


Curandero

Será un honor el curarle.


Gilipollas

Escondido entre mis ropas

me llevo oculto el laud.

Y sostengo entre mis manos

El papel que con el plano

me entregaron por virtud

de volverme de sano y salvo.


levanto pesada losa

que tapaba el agujero

donde introduzco las cosas.


Deseo ver el entorno

Para ver por el rabillo

del ojo aquel, mi castillo

Donde pone el sol sus brillos

y sus empinados muros

No volveré a subirlos.


Con congoja me yo torno

Y del filo de mi hoja,

en corteza de abedul,

con letra muy primorosa,

bajo cielo bien azul,

escribo la breve nota

con la palabra ‘RETORNO’