CAPITULO 11


CAPITULO 11

                                                                           INVESTIDURA FALLIDA


¡Qué cojones!, pensé nada más comenzar mi discurso. Llevas toda la vida esperando una ocasión como esta para entrar en el Congreso de los Diputados y ponerles las peras a cuarto. Ahora tienes la posibilidad de decir todo aquello que te salga de los cojones y nunca pudiste decirles a la cara. ¡Y nada menos que ante todo el universo! ¡Échale huevos!

Y este fue el discurso que le solté a esta gente. Un poco largo, pero me quedé tan a gusto...

-Solo soy un homo-sapiens. Comparado con todas las especies que tengo aquí presentes, sin duda represento a la menos avanzada. Tal vez sea porque mi humanidad es la más joven o porque mi genética no da más de sí. Sin embargo, eso tiene una ventaja y es que veo las cosas de un modo mucho más simple y sin la rémora de historias que no he vivido, de batallas en las que no he luchado, de llantos que no he provocado y por tanto vengo completamente virgen de sus prejuicios, rencores, revanchas o manías.

-A lo largo del tiempo en que he pasado con ustedes, me he dado cuenta que lo único que nos diferencia es el nivel y desarrollo tecnológico. Pero he visto con mis propios ojos que eso sólo les ha servido para crear nuevos métodos de control de masas y de destrucción más efectivos.

-Ustedes, todos ustedes, luchan con otros seres con el único objetivo de conquistar, de mantener la supremacía de unos sobre otros, de dominar y no ser dominados. De someter por el mero hecho de ser los dueños de recursos materiales que en verdad nunca les pertenecieron por derecho propio y que toman por la fuerza. Para ello emplean medios valiosos, en intelecto, en caudales materiales, en vidas propias y ajenas...

-Si el objetivo del universo es crear un soporte para que se desarrolle la vida y al final todo se reduce a esto, ¡Que despilfarro de espacio, materia y tiempo!

Murmullos de desaprobación en la sala.

-Y les hago una pregunta a todos los habitantes del universo: ¿Vale la pena morir o matar a cambio de poder?. Un poder que sólo irá a parar a las manos de muy pocos, siendo la inmensa mayoría sirvientes, herramientas, víctimas colaterales inevitables en aras de un objetivo supremo diseñado por ellos y que nada tiene que ver con el modo de vida natural de cualquier ser vivo. Esclavos, en definitiva de un entramado, invisible muchas veces, pero terriblemente efectivo y sólidamente establecido.

-Un poder, además, disfrazado de democracia. Pero les voy a decir algo. En mi planeta hubo un sabio llamado Platón que dijo que la democracia es el sistema más justo y efectivo de gobierno pero que tiene la inevitable tendencia de acabar en dictadura. Y así ha sido siempre. Las democracias para serlo plenamente tienen que admitir en su sistema a movimientos cuya ideología es destruirla. Y así se ha pasado históricamente de periodos libres a dictaduras militares y después se perfeccionó el sistema y esas dictaduras mucho más sofisticadas se basan en el control económico en sustitución de las balas.

-Un sistema de dominación, en este caso mucho más sutil pero a la vez mucho más eficaz y con el horror añadido de que el individuo sometido económicamente se siente pobre pero también, de alguna manera libre. Porque siempre sus trucos de prestidigitación para engañar a la gente funcionan a la perfección. ¡Por todos los demonios!

-¿Nadie nunca se ha parado a pensar que el universo es lo suficientemente enorme como para compartirlo y disfrutarlo todos sin necesidad de mancharlo de violencia, de sangre, de muerte…? ¡Que cabemos todos, coño!

-Hoy ustedes me piden que sea el nuevo presidente de la Confederación. Y mi decisión es NO.

Más murmullos en la sala.

-Y les diré además que tampoco pretendo crear un movimiento de masas que me sigan. No quiero convertirme en líder de nada. Los líderes no existen. Son individuos que o bien están ahí porque se lo consienten los adversarios todopoderosos por ser males menores y tontos útiles a sus intereses o son difamados, calumniados, manipulados, comprados o simplemente asesinados para disolver cualquier asomo de cambio.

- No, hoy no me dirijo a ustedes como representantes de sus especies, razas y civilizaciones. Hoy quiero hablar a los seres a los que ustedes dicen que representan. Esos que trabajan, luchan y mueren para beneficio de ustedes. Y decirles que nunca un colectivo, por grande que fuese pudo con el sistema impuesto. Porque el poder está diseñado para defenderse ante enemigos de su tamaño pero es completamente miope para detectar que un individuo se ha puesto a pensar por sí solo.

-Para evitar esto, ustedes crean infinidad de leyes enfocadas a la castración intelectual y a la obediencia ciega hacia el sistema a base de castigos en caso de incumplimiento o simple desobediencia. Y así se crean millones de leyes a las que llaman jurisprudencias para dar una pátina de legalidad a sus actos, nunca para mejorar la vida de las gentes. O crean religiones basadas en Dioses todopoderosos con la capacidad de amar pero al mismo tiempo de infringir los más horrendos castigos a los que osen mear fuera del tiesto. Dioses que al igual que las leyes fueron creados para facilitar posiciones de poder indiscutibles. Y todo eso para crear y sustentar el arma más antigua y a la vez efectiva de la historia. El miedo.

-El miedo, si, señores y señoras. El miedo a ser castigado o simplemente a ser distinto al resto. A ser tratado como un bicho raro (curioso emplear este término ante semejante auditorio) y a ser marginado, rechazado y repudiado como un apestado peligroso.

Algunos asistentes comenzaron a abandonar el recinto haciendo aspavientos de desaprobación.

-Y yo les digo a esta gente que la marcha por el camino que conduce a la verdadera libertad debe hacerse a nivel individual, con la reflexión. Sopesando lo que está bien y lo que está mal, lo que es naturalmente justo y lo que no y actuando en consecuencia a las conclusiones obtenidas sin valorar el seguro castigo que ello conlleva.

-Y es con actitudes personales y por lo tanto pequeñas. Con paciencia y arrojo con lo que poco a poco se va avanzando. El primer paso es vencer al miedo y después de eso conseguir que un grano de arena reconozca a otro y a otro y a otro y al final una playa de seres libres aparece en las costas de los océanos más embravecidos.

Ligeros aplausos de unos seres rarísimos con antenas y toda la pesca.

-Y todo ello sin perder su individualidad. Como grano de arena libre y autónomo. Y mientras en ese espacio los individuos sean libres y tengan espiritualidad propia, serán ingobernables por el poder absoluto imperante y sus caprichosas leyes creadas para el sometimiento general de las poblaciones. Y serán invencibles porque no hay otro líder más poderoso que el sentido común y ese es incorruptible e inmortal.

-Soy consciente de que esto les asusta. Veo sus expresiones de desagrado y su temor patológico a mensajes que puedan amenazar su poder y su estatus. Pero piensen por un momento que llegará el día en el que ustedes, por ley de vida, morirán también y nunca nadie se llevó de su sepultura un solo grano de arroz al otro lado.

-Es por ello que me gustaría que reflexionasen acerca del precio que ese poder tiene para ustedes, a lo que tienen que renunciar diariamente para mantenerlo y sacrificio que representa para el resto de criaturas del cosmos su insaciable ansia de dominio basado en la mentira y la ambición.

-No, ustedes nunca han tenido tiempo para ver crecer una flor y admirar su belleza y complejidad porque lo consideraron una pérdida de tiempo peligrosa. Ustedes tienen el poder sobre el universo pero no pueden permitirse el lujo de disfrutarlo.

-Reflexionen acerca de quién es menos libre, el insecto que voló toda su vida a su antojo y que ahora está enredado en una telaraña o la propia araña, condenada a vivir siempre en su red.

Ovación más generalizada. Un tipo se quemó a lo bonzo y todo.

-No he conocido en este viaje a Dios. Tal vez sea porque no exista. Sé que para algunos es una entelequia y para otros es un dogma sagrado de fe. No quiero ofender a nadie, pero en lo que a mí respecta y visto lo que es todo el universo, no tengo más remedio que citar una vieja frase de mi cultura: "Dios escribe recto con renglones torcidos".

- Sin embargo, he llegado a la conclusión de que en el caso de existir y vistos los resultados de su obra, o no existe o no escribe nada de nada. ¿Acaso Dios es analfabeto o es que le da igual la calidad literaria de sus escritos? Sinceramente no lo sé.

Algunos seres de la especie Comboniana y los de la Orden de Los Calzoncillistas Descalzos comenzaron a santiguarse horrorizados ante mi arrogante herejía.

-De lo que estoy seguro es de que ustedes no son mejores que mis dirigentes terrícolas. Es más, tras millones de años de evolución sólo han aprendido a usar recursos, inteligencias, experiencias, sabidurías… para emplearlas en lo mismo que nuestros líderes en la Tierra: Sembrar odio los unos contra los otros porque saben que es el primer paso hacia las cosechas de muerte a las que se llega remarcando las diferencias en lugar de subrayar las coincidencias. Y de ese modo consiguen el caos social y la trivialización. Caldo de cultivo necesario para desarrollar sus abyectos planes.

-Y crean bandos enfrentados sostenidos por cualquier excusa y basados en función de especies, razas, aspecto físico, colores, tamaños, culturas, idiomas, religiones, derechas, izquierdas… porque cuando se divide a una sociedad en segmentos fácilmente identificables es mucho más fácil manipularla, controlarla y dominarla. Crear el caos es el mejor y más eficaz método para mantener intelectualmente paralizadas a las sociedades y obtener además un ejército de fanáticos ignorantes dispuestos a dar vida para defender una idea que ni es suya ni siquiera les beneficia ya que perdieron la capacidad de pensar a la que me refería anteriormente.

Abucheos desde distintos puntos de la sala.

-Hoy mi planeta está amenazado de morir por autodestrucción porque la tecnología ha avanzado lo suficiente como para acabar con nosotros mismos. En realidad se han utilizado siempre a las mejores mentes para desarrollar lo que eufemísticamente han llamado “el arte de la guerra”. Hasta tal punto que el desarrollo tecnológico ha venido siempre desde estas actividades y no de un interés científico nacido directamente para alcanzar el confort común de las personas.

-Y observo con pavor que el universo entero no es más que una reproducción a escala magnífica del pozo de podredumbre espiritual del que procedo. ¡Una pena!

Murmullos en la sala

-Desde hace milenios no ha habido un solo amanecer en el que un territorio terrestre no haya padecido una guerra. Pero igual que el ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor, ustedes tienen la oportunidad y si me apuran, la obligación, de crear el universo en el que se pueda vivir en paz, en hermandad, con tolerancia a lo distinto, sin ambiciones sublimes más allá de disfrutar de unas vidas plenas para todos y a las que su nivel de conocimiento y desarrollo puede hacer posible.

-Mírense. Aquí mismo muchas especies distintas se han unido y viven en relativa armonía. ¿Por qué no ocurre lo mismo a nivel universal y hay otras civilizaciones enemigas?. ¿Son acaso sus habitantes peores que los suyos o tal vez el problema que impide la paz universal sólo resida en los dirigentes de uno y otro lado y en sus vastas ambiciones?

-Renunciando a sus intereses personales, es cierto que perderán su poder e influencia, pero a cambio ganaran el tiempo suficiente para vivir una vida digna, completa, maravillosa y disfrutarla junto a aquellos que ahora mismo no tienen ni el gusto de conocer pero que se llenan la boca diciendo que son sus representantes. ¡Qué gran farsa! ¡Si de verdad quieren un universo mejor el primer paso que deben andar es el de irse a la mierda y dejar a sus gentes en paz!

Gritos audibles de desaprobación.

-No, no voy a ser una marioneta del sistema. NO, no voy a alzar una nueva bandera que cree todavía más divisiones y más caos, ni vengo a crear una rebelión. Simplemente consideren mi decisión como la de un ser primitivo, ignorante y en una etapa de evolución todavía subdesarrollada, que ha sido decepcionado por todo el universo corrompido hasta la médula y controlado por los mismos hilos que manejan a mi planeta.

-Pero soy todavía un ser que conserva una cualidad que espero que sus pueblos no hayan perdido. La capacidad de razonar por uno mismo y de distinguir, aunque sólo sea de modo subjetivo e imperfecto pero siempre sincero entre lo que está bien y lo que está mal. Porque uno en conciencia crea que es así y no porque una ley promulgada por otro así lo diga.

-No, no cuenten conmigo para ser un figurante más en esta pantomima. Solo quiero ser lo que soy, un individuo con moral propia harto de ser engañado con promesas de futuros mejores que nos deben proporcionar justamente aquellos a los que les importa un bledo nuestro futuro. Y de los que evidentemente no espero nada

-Y el que quiera entender que entienda.

-He dicho.

De repente un diputado enorme con uniforme militar y un montón de medallas se levantó, sacó su arma de la funda y me disparó. Caí al suelo fulminado.


© Juan Vicente Sánchez Díaz, 2020. Todos los derechos reservados.